Home / Blog / La experiencia de Dayana, una historia de superación
20febrero 2019

La experiencia de Dayana, una historia de superación

Hoy queremos contarte a través de Dayana, cómo es la experiencia de una beneficiaria CAPTA en la fundación y lo que significa para ellas el proceso.

Dayana es egresada de nuestro programa de capacitación para el trabajo. Como muchas mujeres que buscan superarse, llegó al programa con deseos de aprender e incrementar su autoconfianza. Ella es esposa y también madre de una niña con parálisis cerebral y actualmente trabaja en la compañía Claro, como vendedora de planes de telefonía.

Como toda historia de cambio importante, la motivación es clave. Las mujeres que ingresan al programa tienen motivaciones distintas, pero todas coinciden en que quieren cambiar. Aunque algunas de ellas están solas, en  muchos casos el apoyo de los familiares, vecinos o amigos juega un rol importante en su ingreso al programa. 

Mi madre fue un pilar muy importante, brindándome su apoyo incondicional e incentivándome a seguir. Un par de días antes, alguien me preguntó: “¿Qué haces por tu vida? ¿Has pensado alguna vez en tu vejez?”, esto me puso a pensar y me motivó aún más en tomar la decisión y dar el primer paso en permitirme hacer algo por mí, tener una base, un comienzo de algo importante en mi vida y superarme.

En la Fundación hemos comprobado la influencia que ejerce una mujer en su familia y en su comunidad. Cuando les brindamos herramientas para la vida, ellas logran autoconocerse y amarse a ellas mismas, para así poder mejorar sus relaciones familiares.

Mi vida gira alrededor de mi familia y con mucho amor, el derecho a la educación de mis hijas a sus asistencias médicas, a un hogar estable, sigue siendo mi prioridad, pero con una visión y misión más abierta, con un enfoque y ángulos definidos, defendiendo mi postura y punto de vista, mis derechos y mis deberes. Hoy puedo decir que recupere mi confianza, que me siento capaz, fuerte, decidida, constante y dispuesta a cumplir mis metas a corto, mediano y largo plazo.

Que soy madre y esposa, sí, pero eso no me quita el derecho de ser mujer con aspiraciones, sueños y deseos. Mi familia es mi responsabilidad, disfruto de ello pero ahora he comprendido que también debo ocuparme no solo de velar por el bienestar de mi familia, sino también por mi bienestar y realización.

 

Entrar al programa es sólo el inicio, ya que con el paso de las semanas las mujeres deben enfrentarse con desafíos importantes para permanecer en él, que van desde el cuidado de los hijos, hasta llevar el sustento a sus hogares. Sin embargo, las chicas que finalizan la capacitación nos cuentan cómo el tener presente que la recompensa es mayor,  les permitirá en el futuro tener mejores oportunidades.

En este proceso la clave es “la Disposición” Si lo quieres te organizas, si lo quieres lo puedes lograr. Me gustó lo que aprendimos en cada una de las clases, todas las impartidas fueron indispensables cada una complementaba la formación de cada una de nosotras, el teatro, la comunicación asertiva, derecho laboral, imagen personal entrevista de trabajo etc. Todas han sido muy importantes, y estaré siempre agradecida con cada capacitador por su tiempo y conocimientos.

La práctica profesional es la tercera etapa del proceso de empoderamiento en Fundación Calicanto. Es el momento en que la beneficiaria se topa con la realidad laboral y encuentra un nuevo significado a su potencial como mujer.

En mi práctica en el Hotel Miramar pude observar y percibir el compañerismo, liderazgo, trabajo en equipo, eficiencia y eficacia. Puede que el trabajo esté pesado pero no imposible. Aprendí muchos valores y virtudes, tener una buena comunicación asertiva es fundamental para un excelente ambiente laboral. Tuve la oportunidad de conocer a una chica CAPTA 46, fue muy emotivo ver como otras mujeres del programa han logrado mejorar sus vidas y cuando nos enteramos que han vivido y pasado por el mismo proceso, eso te llena de valor y motivación. Cada experiencia, cada mujer.

Al finalizar el programa, las mujeres salen con una perspectiva integral de lo que significa ser mujer y de la capacidad que tienen para transformar sus vidas y las de su entorno.

Gracias por acogernos, y permitirnos formar parte de esta gran familia. Vivir este proceso nos ha permitido crecer en todos los ámbitos, porque ahora tenemos más herramientas que nos ayudarán a seguir en el camino hacia nuevas metas.

Estamos seguros que Dayana seguirá forjando su futuro y el de su familia de manera positiva, e incentivando en el camino a más mujeres para que puedan alcanzar sus sueños. Si crees que tu experiencia puede impactar de manera positiva en el programa, o trabajas en una empresa que podría ser aliada en el desarrollo profesional de nuestras beneficiarias, contáctanos.

BY Equipo Calicanto 0 Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »